Cuestionario sobre actitudes frente a problemas éticos en reproducción asistida

En los últimos años, las técnicas de reproducción asistida han experimentado progresos médicos y tecnológicos enormes e impensables. Estos avances han abierto innumerables interrogantes éticos que se ha intentado abordar mediante la elaboración de distintas guías y recomendaciones. Sin embargo, a pesar de las dudas que las técnicas de reproducción asistida han generado tanto a usuarios como profesionales , no existen trabajos que comparen las inquietudes de los distintos participantes en estos procesos.

Estamos elaborando una herramienta que resulte útuil tanto en investigación como en la clínica diaria y para su validación necesitamos de vuestra colaboración respondiendo de manera cómoda en muy pocos minutos un sencillo cuestionario.

encuentaEste cuestionario pretende ser una guía ágil y cómoda para facilitar el entendimiento y la comunicación por encima de las trabas que suponen las dudas éticas, las creencias personales, los condicionantes económicos o el acceso a la información científica.

Ayúdanos participando en un sencillo cuestionario

Pulsa AQUÍ para la versión en castellano y difúndela entre todas tus conocidas y conocidos, y si es el caso, también dispones de versión en catalán e inglés

Anuncios

Carambola de premios

1º Premio en Pintura y 2º en fotografía en el IV Certamen de Arte Dr. Pérez Guadalajara convocado por el Colegio de Médicos de Cuenca.

Tan contento.

Juventud
“El camino de la JUVENTUD lleva toda la vida” pablo Picasso.
Tallín.jpgPlaza Mayor de Tallín, capital de Estonia, desde el interior de su antigua Farmacia. Junio de 2016

premios COM

Incendio en la catedral de Cuenca

Esta mañana, previo a la exposición de Ai Wei Wei en la catedral de Cuenca, se realizaba un simulacro de incendio en dicha Catedral. Es bastante evidente que el simulacro se les ha ido un poco de las manos.

http://www.cuencanews.es/index.php?option=com_content&view=article&id=46148%3Ala-catedral-se-prepara-para-la-exposicion-de-ai-wei-wei-con-un-simulacro-de-incendio&catid=1%3Alocal&Itemid=596#.V4-QbZny8eo.twitter

 

Semana Santa 2016

“Un clamor se ha oído en Ramá,
mucho llanto y lamento:
es Raquel que llora a sus hijos,
y no quiere consolarse,

porque ya no existen”
Mt 2 18

Domingo de Ramos. Comienza la Semana Santa.

Este año no voy a utilizar la red para expresar ninguna opinión personal al respecto porque tal y como está la libertad de expresión en esta democracia ejemplar de un estado aconfesional que reniega de los fanatismos religiosos del Próximo Oriente no sería raro que me cayesen más de 4000 euros de multa como a Rita por ofender los sentimientos religiosos de los católicos.

Así que voy a aprovechar para dirigirme con todo el respeto a dichos creyentes, a aquellos que de verdad sienten atacados sus más profundos sentimientos religiosos hasta cuando alguien cruza una procesión y a aquellos que viven con verdadera devoción este recuerdo del paso de su Dios en la Tierra.

Y con todo el respeto les voy a pedir que después de emocionarse o incluso de hasta soltar unas lágrimas al paso de su imagen preferida y ya de vuelta a casa saquen la Biblia del estante y relean los versículos del Evangelio de San Mateo (Mt 2 13-18) donde someramente explica como si Jesús pudo convertirse en el nazareno cuya pasión y resurrección ahora celebran fue porque en su más tierna infancia, cuando huían de una situación de peligro, un país como Egipto los acogió a el y a su familia. Porque el Gobernador de la provincia romana de Egipto no decidió cerrar sus fronteras para evitar la entrada a forasteros en busca de refugio. Porque nadie consideró una buena idea devolverlos a manos de Herodes. Porque si hubiesen intentado su huída hacia el oeste dos mil años mas tarde hubiesen acabado ahogados en un naufragio en el Egeo o retenidos en un campo de concentración como Idomeni y devueltos a Oriente. Porque, simplemente, hace dos milenios, los crueles romanos que crucificaron a Cristo eran más humanos que hoy nosotros.

Guido_da_Siena_-_Fuga_in_Egitto

Después, simplemente analiza por qué hace unos días no fuiste capaz de salir a la calle a mostrar tu rechazo por esa actitud vergonzosa que tenemos con los que, como Jesús y su familia hace dos mil años, huyen de su tierra perseguidos por la sinrazón y por qué esa barbarie de la que somos plenamente responsables todos -tu también- te ofrece menos interés y te emociona menos que el trozo de madera de colorines que paseáis por las calles estos días.

Simplemente plantéate, a solas tú y tu conciencia, si esa moral triunfante en occidente desde hace siglos que tanto te ofende que alguien cuestione no responde tanto a la herencia del Nazareno como a la de Herodes.

Disfruta de tu Semana Santa

Abismos

Para un eterno aspirante a artista que es consciente desde hace mucho que la venta de su arte no le va a quitar de hacer guardias y que tampoco disfruta de ver sus obras colgadas de las frías paredes de las galerías al uso, esto es un auténtico regalo.

Que una obra tuya, ese extraño objeto que -después de un perro- es lo más parecido a un hijo, sirva de envoltorio -esté o no a su altura- de una obra tan extraordinaria como la de Rafa es un auténtico lujo.

Que tus manchas de acuarela sean lo primero y lo último que cualquier lector percibe antes y después de vagar por los inquietantes y maravillosos abismos recogidos en el interior del libro es el mayor honor al que tus pinceles pueden aspirar.

Gracias Rafa por la confianza.

Abismos

#yosoyChupagrifos

Supongo que nadie más allá de Cuenca, o quizá de las provincias colindantes, conozca a Chupagrifos.

chupagrifos

Chupagrifos es el héroe de guiñol que hacía las delicias de los niños de la Cuenca de los años sesenta en un momento y lugar en el que pocas propuestas culturales podían hacerle competencia.

Desde hace unos años la tercera generación de titiriteros, que con el nombre artístico de Maese Cosman, siguen dando vida Chupagrifos vuelve a presentar el mismo espectáculo de guiñol que yo  disfrutaba de pequeño.

No he tenido ninguna intención, sin embargo, de llevar a mis hijos a verlo. Recuerdo sus argumentos como lo más alejado del mensaje que considero apropìado para sus edades, que en el fondo no es tan distinto del de cualquier edad. Recuerdo tramas simplonas plagadas de violencia gratuita, intolerancia y machismo. De odio al diferente. De la asunción acrítica del papel redentor de Chupagrifos y de sus agresiones violentas, cachiporra en ristre, a la Bruja Piruja y al Ogro Trabaldabas para imponer su control a la tonta e indefensa princesita típica de cualquier cuento de niños.

Y mientras el auditorio infantil jaleando al macarra protagonista en cada cachiporrazo que brutalmente arreaba a la patética pareja de ancianos. Simplemente porque así lo marcaba el guión y ellos eran los diferentes, los estigmatizados, los que creaban un fácil consenso en la asamblea infantil de que tenían que ser los perseguidos y los golpeados.

Nada de provecho que ofrecer a un auditorio infantil, pero por otro lado nada muy distinto a los argumentos y los valores de los cuentos tradicionales, esos de Andersen, Perrault o los hermanos Grimm que tanto añoran algunos pero que tan poco echo en falta en la educación de mis hijos. Como tampoco es distinto a lo que les ofrecen hoy en día Disney e industrias similares  de adoctrinamiento infantil.

Por ello es siempre, cuando menos, discutible, el calificar los espectáculos en función de su público diana. Recuerdo la discusión con el portero del Teatro-Auditorio de Cuenca para conseguir que les dejase entrar con siete años a una obra (Caricias, de Sergi Belber) en la que participaba su madre, porque había un desnudo y se hablaba de relaciones homosexuales. Y la soprpresa de muchos por hacerlo. Los mismos que se sorprenden de que no los lleve a ver a Chupagrifos, a la vaquilla o a las procesiones de Semana Santa. Aquellos con los que no me pondría nunca de acuerdo en calificar si un espectáculo es idóneo para niños o no. Porque entiendo que la responsabilidad última de qué están unos niños preparados o no para ver son sus padres y que, en todo caso, el error de programar para un público infantil un espectáculo ideado para adultos como el de Títeres desde abajo no me parece mayor que el de quienes programan y financian con fondos públicos becerradas infantiles o incluso la parrilla del canal público infantil de tv.

becerrada

Pero no se trata de eso el debate. Error o no, el asunto no habría tenido más trascendencia que los trajes de los Magos de la Cabalgata. El problema, aparte de las bestiales ganas al gobierno municipal de Madrid, es que hay quienes no están dispuestos a admitir que las herramientas tradicionalmente puestas al servicio del adoctrinamiento ideológico de la infancia, desde las Cabalgatas de seres imaginarios, a los espectáculos de títeres y marionetas, donde se impartían lecciones sobre su moral, su clasificación en buenos y malos, su uso legítimo de la violencia, su odio al diferente y su modelo social, se trastoquen en propuestas alternativas que cuestionen todo su paradigma social y cultural. El problema, en el fondo, no es otro que el que se cuenten historias -a niños o a adultos, que, no nos engañemos, es lo de menos- en las que los apaleados no sean los miserables, los perdedores y los marginados, sino la policía, el juez o el cura. Eso sí que no. Eso hay que pararlo desde ya. Aunque sea inventando cualquier patraña como que la obra en cuestión se dedica a la exaltación del terrorismo, tal y como denunciaban los propios titiriteros en su obra.

bruja

A fin de cuentas la calidad y el mensaje de la representación de títeres del otro día no debería tener más interés que el de la crítica cultural para saber a qué espectáculos y propuestas culturales llevo a mis hijos y a cuales no. Lo que de verdad me preocupa de ellos es que de mayores vivan, y lo harán, en un mundo en el que la libertad sea un recuerdo, los jueces dicten qué libros pueden leerse y cuales deben quemarse y los autores y actores estén siempre a un pie de entrar al calabozo por intentar dar su visión de la realidad. Y ese futuro macabro de cuento de terror lo tenemos a la vuelta de la esquina y no estamos haciendo nada por evitarlo. Porque mientras nuestros “líderes” jugaban a la moda en un espectáculo donde los mimados por la industria de la cultura se creen revolucionarios y ácratas cuando protestan por pagar el mismo IVA que un mecánico o un carnicero, dos titiriteros, de los que no reciben subvenciones estatales ni premios Goya, dormían en el trullo acusados de terroristas por contar una historia. Violenta. Simple. De buenos y malos. Si. Como la de Chupagrifos. Como las de toda la vida. Pero en la que era la Bruja la que daba con la cahiporra, no la que recibía los palos.

No se si a esta obra llevaría a mis hijos. Posiblemente no, como no lo hago con Chupagrifos. Pero me asusta tremendamente que uno u otros estén en prisión por contar sus historias.

Pancarta-Gora-Alka-ETA-Carnaval-Madrid_EDIIMA20160207_0164_4

Blog de “La bruja y Don Cristóbal”

Comunicado de CNT sobre la detención de los titiriteros

Noche de Reyes

Los tres gordos que les hacéis creer a vuestros hijos que vienen de Oriente para validar moralmente el nivel adquisitivo de sus padres no son reales. Los millones (si, millones) de padres, madres, niñas y abuelas que llevan meses intentando hacerlo -llegar de oriente a nuestros pueblos- huyendo de la atrocidad de la guerra patrocinada en nombre de nuestros intereses y a los que no les dejamos entrar, condenándolos a la peor de las experiencias, o de las muertes. Esos sí son reales. Pero a esos no les abrimos nuestras puertas y ni tan siquiera les ofrecemos la leche y las galletas que miserablemente hacéis poner a vuestros hijos para unos camellos imaginarios haciéndoles sentir que ese gesto de desprendimiento es suficiente para justificar los regalos que esas guerras crueles y esas fronteras inhumanas os permiten comprarles.
Siempre me ha dado asco la “entrañable”, falsa y mercantilista tradición de los Reyes magos. Desde que soy padre más. Tampoco pretendo que eso le importe a nadie. Seguid haciéndoos regalos de compromiso y pidiendo la Paz en el mundo como si esa absurda demanda os librase de vuestra responsabilidad en cada una de las guerras que lo desangran.
Mañana seguireis haciéndoles creer a vuestros hijos que si sus juguetes son mucho más caros que otros compañeros del cole no es por un sistema económico injusto sino porque su maravilloso comportamiento así lo merece. Mañana seguiréis haciéndole desconfiar del negro porque el único fiable es el concejal teñido de betún de la cabalgata. Mañana seguiréis pensando que la magia de la infancia es ocultar la mierda real de la vida de adultos insolidarios con unas cutres mentiras de gordos y camellos imaginarios que, si de verdad pudiesen entrar en vuestras casas, vomitarían de asco en cada uno de vuestros zapatos.

noche de reyes