Muchas batallas. Una sola guerra. Todos en el mismo bando

Hace ahora un año unos escasos cientos de conquenses salieron a la calle como en tantas otras ciudades españolas a reclamar sus derechos como ciudadanos y expresar su repulsa a un bipartidismo vendido a los intereses del capital.

En aquel momento, la ciudadanía conquense, acomodada a un ritmo de vida provinciano y acostumbrada a no tener otras ventanas al mundo que la prensa y la televisión, herramientas de propaganda del poder, les costó ver que aquella era también su voz. Y que aquellos que gritaban sin eco “PSOE y PP, la misma mierda es” defendían mejor sus propios intereses que los dos partidos mayoritarios que se reparten al 50% una y otra vez los votos de la provincia.

Durante meses aquella semilla entonces poco visible ha ido echando raíces, uniendo colectivos, tejiendo redes de defensa social y ciudadana frente a las mentiras y la codicia de los poderosos. Los mismos meses que el gobierno popular de Cospedal ha dedicado a saquear la comunidad cuya gestión le confiaron los castellanomanchegos en las urnas, hartos de la mala gestión, especialmente para nuestra provincia, del gobierno socialista. Un saqueo organizado desde Madrid sin otro fin que desmantelar la frágil estructura de servicios públicos y venderla a bancos, constructoras y empresas de capital-riesgo donde sus amigos y familiares tienen sus verdaderos intereses, tan alejados de los intereses de los ciudadanos conquenses.

En estos meses, los ciudadanos conquenses, más dados a la misa dominical que a la protesta en la calle, acomodados en su status de clase media por tener una plaza de funcionario, un adosado, un 4×4 y una tv de plasma han empezado a despertar. Se han dado cuenta que la amenaza no estaba en esos “perroflautas” contra los que arremetía Intereconomía y La Razón y que en Cuenca se concentraban en la entrada de una Iglesia. Han visto que el peligro no está en esos jóvenes que la Policía, la subdelegación del Gobierno y la prensa local insisten en criminalizar y en tachar casi de terroristas por buscar de manera autónoma y autosugestionada una vía de crecimiento y de solidaridad alejada del modelo de botellón y consumismo. Han comprobado en sus propias carnes, aun sin querer abrir del todo los ojos, como el verdadero enemigo está detrás de esos partidos mayoritarios que sólo se acercan a los ciudadanos a la hora de conseguir un voto en blanco que les permita las mayores fechorías durante los años siguientes.

Un año después de aquel 15M la semilla plantada entonces empieza a germinar en la calle. Miles de personas, bastante más de 3.000, algo inusual en cualquier manifestación en la capital conquense, salieron el sábado a la calle gritando muchos mensajes distintos pero con una sola voz. Ni contra un partido ni contra otro sino contra todos los políticos que desprecian al ciudadano. Desde ateos republicanos a votantes del PP de misa diaria. Porque los afectados por este saqueo a la provincia somos todos, incluidos los representantes políticos (del PP y del PSOE) que no estuvieron ayer en la manifestación y a los que sus mezquinas aspiraciones de conseguir unas insignificantes migajas en su partido no les deja ver el desprecio con el que ellos también son vistos por los verdaderos cabecillas de esta ruina programada.

Aún queda mucho para que esta planta que acaba de germinar de sus frutos, pero algunos brotes nos muestran la esperanza de que alguna vez podamos darnos cuenta de que los conquenses no somos ni populares ni socialistas ni peligrosos rojos de extrema izquierda. Somos todos ciudadanos de una provincia siempre olvidada por el que gobierna y que no es al partido en el poder a quien debemos algo sino a esta provincia, pequeña y olvidada, pero hermosa y llena de futuro. Un futuro que está en nuestras manos porque aquí, más que en ningún otro sitio, somos el 99%. Y en cuanto el árbol de la cordua de sus frutos y nos demos cuenta que por encima de pequeñas diferencias, nuestros interés realmente son los mismos, como también lo son nuestros enemigos, tendremos toda la fuerza.

Y esa fuerza está en la calle. Defendiendo codo con codo el futuro de nuestra provincia y de sus gentes. Porque NO ES UNA CRISIS. ES UNA ESTAFA.

Publicado (con reportaje fotográfico) en eQuo Cuenca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s