No mienta, por favor, Dr. Pulido

El pasado 17 de junio el Dr. Pulido, concejal del grupo Popular del Ayuntamiento de cuenca, ex-alcalde popular de la ciudad, ex-candidato a la presidencia de ENRESA, la responsable de la construcción del vertedero nuclear en Villar de Cañas, y apreciado compañero del Servicio de urgencias del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca hacia ante los medios dos afirmaciones a cual más absurda por separado, pero además contradictorias entre sí, para concluir que era denunciable el lema “los recortes en sanidad matan”.

http://www.lasnoticiasdecuenca.es/cuenca/7571_pulido-dice-que-no-ha-habido-ninguna-merma-calidad-asistencial-hospital-cuenca

Sobre este último extremo no solo no voy a discutir con el, sino que además le voy a facilitar el trabajo si está buscando a quien denunciar, ya que el responsable de esa imagen sencilla, emulando las macabras advertencias de los paquetes de tabaco, con el lema “los usuarios de la sanidad pública advierten: los recortes en sanidad matan”. Así que puedo incluso proporcionarle los originales por si quiere formular dicha denuncia en algún juzgado.

los-recortes-en-sanidad-matan

Pero aparte de lo gracioso de la amenaza judicial, lo que me ha sorprendido de las declaraciones de mi apreciado compañero Pulido es la gratuidad, falsedad y torpeza argumental tan impropias de alguien al que se le supone una sólida formación académica.

En primer lugar afirma tajantemente que no se ha producido ningún aumento de la mortalidad a causa de los recortes. Desgraciadamente los efectos de los recortes y el deterioro de la asistencia sanitaria sobre las tasas de mortalidad no se limitan al  momento inmediato por una asistencia incorrecta en casos de gravedad sino que actúan a medio y largo plazo como, por mucho que su actividad profesional se limite al servicio de urgencias, debería saber mi apreciado colega. El mal control de enfermedades crónicas, el mal cumplimiento de los tratamientos pautados por dificultades económicas y el aumento del copago de los medicamentos y el retraso en los diagnósticos precoces por el incremento de las listas de espera en las primeras visitas y las pruebas diagnósticas hace suponer que en los próximos años las tasas oficiales nos demuestren una cruda realidad que de momento es difícil concretar en cifras pero que, llegado el momento, deberían llevar ante un juez a más de un responsable político y, cuando menos, hacer sonrojar de vergüenza a los que ahora les aplauden las decisiones.

En cualquier caso no es, desgraciadamente necesario, ni siquiera esperar a tener cifras de esa repercusión a medio y largo plazo. Nos basta consultar, y mi colega Pulido debería haberlo hecho antes de lanzar tal afirmación, los datos del Instituto Nacional de Estadística, cuya última serie publicada es todavía de 2012 y refleja, por tanto, solo las consecuencias de aumento de la mortalidad inmediata de tan solo unos meses, y no los peores, de recortes y decisiones del gobierno del Partido Popular. En ellos, y son datos oficiales de una institución gubernamental, en el año 2012 se registró ya un incremento del 3,87% (un 4,8% en la tasa de mortalidad femenina) en la tasa bruta de mortalidad. Un incremento que se sumaba al 1,1% que había aumentado ya en 2011 respecto al año anterior (un 2,2% en el caso de las mujeres) y que situaba la tasa de mortalidad en su valor más elevado desde 2005. Pero además, Castilla-la Mancha y Extremadura, ambas caracterizadas por el paso de la gestión de la sanidad en 2011 a manos del partido Popular en 2011, registraron los mayores incrementos interanuales de sus tasas de mortalidad, siendo de hasta un 5,71% en el caso de Castilla-la Mancha, que se sumaba al incremento del 2,75% del año anterior, rompiendo por vez primera una tendencia continuada en el descenso de la mortalidad desde la asunción autonomía de las competencias sanitarias y la creación del SESCAM. un descenso que había conseguido en menos de una década acercar las tradicionalmente elevadas tasas de mortalidad de Castilla-la Mancha a la media nacional.

mortalidad 2012

Más sangrante aún es la situación en la provincia de Cuenca, cuyo único hospital público es el Virgen de la Luz. El incremento de mortalidad en nuestra provincia, ese que niega mi compañero Pulido, ha sido, según datos oficiales del INE, de hasta un 9,33%, que, como en los casos anteriores, cabe sumar al incremento del año anterior (un 1,92%), y que lo hace especialmente grave dada la tradicional elevada mortalidad de la provincia (un 26,68% superior a la media nacional) y la menor reducción en ella desde 2002 por la particular gestión centralizadora del SESCAM y el habitual abandono de inversiones en nuestra provincia.

tasas mortalidad

Por si no fuese suficientemente grave el claro fin de una tendencia a la baja en los tres ámbitos, dándose por vez primera en diez años la existencia de dos años consecutivos de incremento de la tasa de mortalidad, más allá de las lógicas variaciones interanuales, nos encontramos en los tres casos que el incremento de la mortalidad en 2012 ha sido el mayor de los registrados al menos desde 1992, siendo, una vez más, especialmente grave y llamativo el sucedido en la provincia de Cuenca.

variacion mortalidad

(datos oficiales del INE -Instituto nacional de Estadística- http://www.ine.es/jaxiBD/tabla.do?per=12&type=db&divi=IDB&idtab=32)

Pero supongamos que mi apreciado colega desconocía tales datos (y tanto para un médico como para un político no se si es más grave la mentira o el desconocimiento en asuntos de tal calado). Supongamos que se trata de un error mío de interpretación y la afirmación de Pulido es que la mortalidad es similar a las tasas de hace diez años, 2004, o de hace 23 años,1991, ya que, desconozco el motivo, son las fechas que utiliza para la comparación de nuestra situación actual. Y supongamos que, de ser así, no fuese una comparación absurda dar por bueno un retroceso de 10 o de 23 años. Supongamos incluso, aunque el mismo INE afirma que es falso, que fuese cierta la no constatación de un aumento precoz y directo de la mortalidad. Aun así, el razonamiento que hace que se le pongan “los pelos como escarpias” (como a Gomaespuma, a los que parece querer emular en humor absurdo) cuando lee los carteles de “los recortes en sanidad matan”, cuando menos sorprende en alguien al que se le supone cierta formación académica. Si la falsedad de dicha afirmación se pudiese inferir en la ausencia de un incremento en la mortalidad (pese a los recortes), tal afirmación llevaría implícita la aceptación de la existencia de dichos recortes, justo lo contrario de lo que pretende sea el mensaje principal de su entrevista. Querido amigo: somos médicos. Si un ensayo clínico demuestra la ausencia de efectos secundarios de un fármaco porque los pacientes estudiados no presentan dichos efectos, lo primero, lo más básico, un requisito incuestionable, es que dichos pacientes que no han presentado efectos adversos sí que han recibido el fármaco en cuestión. No es muy complicado. Afirmar en un mismo párrafo que es falso que los recortes maten porque ahora no muere más gente y a la vez que no existen tales recortes, no deja en muy buen lugar a quien realiza tal análisis.

Ahora bien, entiendo que por muy acostumbrado que se esté como político profesional a defender, según las circunstancias, una cosa y la contraria, deslices de este tipo tienen que ser difíciles de evitar. Pero aunque los políticos estén acostumbrados a ese “cuando digo Digo…” los ciudadanos estamos cada vez más hartos. ¿O tan largos se le han hecho estos dos últimos años trabajando como simple médico y no como Sr. Alcalde como para pensar que ya nadie se acuerda del numerito del 22 de mayo de 2012? Por si fuese cierto que alguien lo ha olvidado ya, Don Google nos facilita recuperar rápidamente la memoria: http://eldiadigital.es/not/53566/pulido_secunda_la_concentracion_en_defensa_del_virgen_de_la_luz_y_la_sanidad_conquense/

manifiesto

En aquella mañana, micrófono en mano, varios compañeros facultativos de su misma afinidad política aprovechában una concentración de la Plataforma. “Impulsados por los imperativos de la deontología profesional, la ética personal y la conciencia cívica” convocaban a los conquenses en defensa de su derecho a la salud por “los graves acontecimientos que se vienen sucediendo en este hospital en particular, y en la sanidad conquense en general”. Afirmaban entonces los firmantes de aquel comunicado, literalmente, “estar de acuerdo con los recortes”, que ya entonces admitían e incluso aplaudían, pero no estar dispuestos a consentir el “desmantelamiento por razones político-económicas del Virgen de la Luz”, su “repercusión en los servicios que prestamos a los conquenses y en los medios que necesitan para ello” y el “descuartizamiento” que suponía de nuestra provincia.

Me dirá mi colega que las circunstancias han cambiado y tengo necesariamente que darle la razón. No, por desgracia, la inquina de nuestros gobernantes con la sanidad pública en general y con la conquense en particular. Pero sí han cambiado las cosas en estos dos años en los posicionamientos de la plataforma y en sus aspiraciones políticas personales. Más allá de que a nivel personal, tras su bochornosa pérdida del ayuntamiento un año antes, el Sr. Pulido hubiese visto truncadas su pretenciosa carrera política tras ser descartado de cualquier cargo autonómico, de que dejara de cogerle el teléfono su “amiga”  María Dolores y de que, pocos días antes del manifiesto se le hubiesen cortado sus aspiraciones a presidir ENRESA y trepar así gestionando la conversión de su provincia en el vertedero nuclear del país, las circunstancias externas eran también diferentes. Por aquel entonces, hace ya dos años, la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Cuenca no sólo estaba demostrando una capacidad de movilización nunca antes vista en Cuenca sino que había sabido salir del eterno victimismo conquense y de limitarse a la eterna afrenta comparativa con otras provincias para denunciar que el ensañamiento con nuestro hospital formaba también parte de una estrategia para que la construcción del nuevo hospital fuese un reclamación de todos los conquenses sin importarnos el modelo de financiación con el que se llevase a cabo. Muy afortunadamente la Plataforma, libre entonces de la manipulación del PSOE, supo posicionarse en contra de la construcción mediante un modelo de financiación privada del nuevo hospital pese al progresivo deterioro del actual y ello supuso gran preocupación en las filas tanto del PP como del PSOE por la amenaza que tal actitud suponía para los intereses especulativos en torno a la nueva obra público-privada que entre ambos se había repartido. Una amenaza que el PSOE, antes de llevar a cabo la voladura interna de la Plataforma, había intentado junto con el PP neutralizar de varias maneras para que las críticas de los recortes llevasen asociada la exigencia de la reanudación de las obras del nuevo hospital, fuese cual fuese su modelo de financiación. La estrategia de neutralización se llevó a cabo desde el Colegio de Médicos, dirigida por compañeros afines al PP, alguno de los cuales ahora, como Subdirector Médico, forman parte de la cuadrilla de desmantelamiento del hospital. Se intentó también con aquella “curiosa” Plataforma por Cuenca organizada desde el mismo PSOE, dirigida básicamente a empresarios y encabezada por El Sordo. Y se intentó de nuevo con aquella turbia maniobra mano a mano PP-PSOE que escenificaron aquel 22 de mayo de hace ya dos años en el que médicos “de prestigio”, los únicos a los que supuestamente se les debería dar voz en las demandas sobre gestión sanitaria, criticaban el ensañamiento con los recortes en el hospital conquense a la par que, y esa era su intención, asociaban la protesta a la reclamación de ese hospital nuevo, moderno y de gestión privada que Cuenca se merecía.

Por eso es cierto que las circunstancias han cambiado. Pero que una vez desactivada la Plataforma y (espero) aplazados sine die los proyectos de construcción, mediante financiación privada, del hospital de Cuenca gracias a los repetidos fracasos de la misma estrategia en la Comunidad de Madrid, no convierte en menos patética la afirmación de que los recortes, que entonces mi apreciado colega denunciaba saliendo en la foto, dos años de ensañamiento después, nunca hayan existido. Porque hay cosas que por mucho que se pretenda ascender en la carrera política un médico nunca debería hacer, como es tomar por imbéciles descaradamente a sus pacientes y a sus mismos compañeros. No se puede afirmar que en los últimos años no ha habido ni recortes ni merma en la calidad asistencial cuando todos sus compañeros, como él mismo, hemos sufrido una importante reducción de la nómina, un aumento del horario de trabajo y una sobrecarga importante durante éste. Cuando los numerosos despidos han mermado notablemente las plantillas incrementando la presión asistencial y las listas de espera. Cuando los pacientes siguen derivándose a centros concertados en penosas condiciones (sí, como con la gestión socialista, pero ahora, además, con plantas injustificadamente cerradas). Cuando la nula inversión en mantenimiento y actualización de material médico o, incluso, cuidado básico de las instalaciones, convierte en insostenible la ya hace dos años deteriorada situación del hospital. Cuando, por poner solo ejemplos cercanos a mi actividad, la eliminación de la dispensación hospitalaria de los DIUs hace difícilmente accesible a muchas conquenses la única herramienta verdaderamente útil para evitar los abortos como es una anticoncepción eficaz (y no la prohibición del aborto diseñada por el PP), porque para “ahorrar” los 20 euros que le costaba al hospital cada DIU ahora cada “usuaria” debe costearse de su bolsillo no menos de 100 euros. Cuando una mujer tiene que abortar con el recién nacido de su compañera de habitación llorando a su lado mientras la habitación contigua está vacía para justificar una reducción de la plantilla de enfermería en la planta. Cuando la escasa inversión disponible se destina acertar un paritorio de los dos únicos de que disponemos para habilitarlo como espacio quirúrgico de intervenciones programadas en unas condiciones que incumplen casi todas las exigencias de la normativa actual. Cuando hay que acumular enfermos en urgencias sin ingresar porque el hospital está completo pero con plantas cerradas. O cuando, y me parece quizá de lo más grave, cuando se permite y justifica un verdadero acoso laboral a aquellos compañeros, míos y suyos, por su compromiso con la defensa de una sanidad pública de calidad, llegando al extremo en el caso de Neurofisiología de desmantelar completamente un servicio que era de los pocos de cuya calidad podía el hospital sentirse orgulloso simplemente por persecución política de su responsable.

Por eso, apreciado colega Pulido, aunque te deseo en lo personal el más meteórico ascenso en tu carrera política al que puedas aspirar, así no. No a costa de tomar el pelo a tus compañeros y a tus pacientes. No a costa de impulsarte en el deterioro de ese trabajo al que recurres cuando vienen mal dadas en política pero que a algunos, profesionales y pacientes, nos parece intocable.

Miente lo que quieras como político, pero no lo hagas como médico.

 

Anuncios

4 Respuestas a “No mienta, por favor, Dr. Pulido

  1. En general podría darte la razón en casi todo lo que argumentas, pero me produce una gran tristeza tener que leer (se entiende que alguien que escribe y publica algo no lo hace de manera irreflexiva como cuando se mantiene una conversación y no digamos si ésta es acalorada…) expresiones como la manipulación de la plataforma por el PSOE o desactivada… Hemos ido contigo de la mano y nos la has retirado. En la plataforma se pedía que no tendríamos en cuenta quién la integrara y con eso tuvimos que jugar desde el principio, todos éramos bienvenidos porque todos estábamos intentando frenar el desmantele de lo público. Un día tuviste una conversación acalorada con alguien y desde ese momento todos los que nos quedamos integrando la plataforma ya no éramos buenos compañeros para tu lucha… La plataforma está ahí peleando y sufriendo con ataques directos de unos y de otros… también lidiamos con los tuyos.
    Pepa Peralta.
    Enfermera de ese hospital que el señor Pulido dice que funciona como nunca…

    • Pepa, supongo que duelen más ver las cosas escritas o dichas en público pero sabes que lo que afirmo en el post no es nada distinto de lo que llevo diciendo y he hablado contigo en varias ocasiones desde hace año y medio. El tremendo cariño y admiración que os tengo a algunas personas de la Plataforma no tiene nada que ver con el hecho de que considere un grave error haber cedido a la manipulación expresa y planificada desde el PSOE por la eterna obsesión de sumar con quien sea y que ha hecho que se silencien ciertos hechos cuando venían del PSOE, que se sirva de altavoz electoral a quienes tienen responsabilidad directa en el deterioro de los servicios públicos y que se haya “expulsado” a mucha gente que no está de acuerdo en convertir la lucha por la sanidad pública en una batalla entre PP y PSOE. Y no lo digo por mí, que es lo de menos, sino por toda esa gente que ha ido dejando progresivamente de acudir a las convocatorias de la Plataforma. El otro día en la charla en el Centro Joven preguntabas cómo poder legar a la gente. Evidentemente hace falta mucho trabajo de información, pero también hace falta coherencia. Y cuando se han silenciado conscientemente determinadas actitudes del PSOE por no perjudicar a un “miembro” de la plataforma esa coherencia se pierde y con ello la credibilidad de quien de forma desinteresada y valiente está realmente luchando por lo de todos, como es tu caso y el de mucha otra gente. Y lo mismo ha ocurrido en la Plataforma por lo Público o en la del Cementerio Nuclear (o según comentarios, ya que en ella no he querido participar por los mismos motivos en la PAH). Lo cual, evidentemente, no tiene nada que ver con que en todas ellas esteis en primera línea (y realmente los únicos que dais el callo) gente muy válida y sin más intereses que defender los derechos de todos.
      De todos modos si quieres que entremos en detalles lo podemos hacer aquí o un día con unas cañas. Pero la situación actual de la movilización en Cuenca no es solo por un repentino desinterés de la gente. Ni porque yo renunciase a trabajar con ciertas compañías. Un poco de reflexión y autocrítica siempre viene bien. Más que nada para evitar caer en los mismos errores en el futuro.

  2. Mostrar tasas de mortalidad bruta y compararlas para intentar demostrar o negar la tesis aducida por los dos bandos no alcanza el rigor científico exigible a un alumno de primero de la ESO.

    • Efectivamente, Samblas, si te refieres a que de una serie temporal no se pueden extraer conclusiones etiológicas sobre cual es la causa y cual la consecuencia, tienes toda la razón. Afirmar en base a estos datos que el aumento de la tasa de mortalidad es consecuencia directa de la política sanitaria del PP tiene la misma evidencia científica que afirmar que depende de los resultados de España en fútbol. Su coincidencia temporal no demuestra empíricamente que exista o deje de existir esa relación de causalidad.
      Tampoco era mi intención. Al buscar los datos en el INE simplemente quería demostrar que dichos datos sí permiten refutar la afirmación de Pulido de que no exista un aumento de la mortalidad, aunque, como intento explicar en el artículo, el que no existiese dicho incremento tampoco demostraría que no existan recortes o que estos no sean peligrosos para la salud de la población. Simplemente los datos del INE demuestran que la afirmación de Pulido es falsa, y esto sí tiene una suficiente evidencia científica. Basta con aplicar una estadística básica de primero de carrera como es la T de Student para comparación de medias.
      Con esta herramienta básica ¿podemos afirmar que la tasa de mortalidad estatal del 2012, la última ofrecida como oficial por el INE, es mayor que la media de la serie temporal desde 1991? No, no podemos. Y eso porque según este test estadístico básico existe una probabilidad de un 15,1% de que la diferencia encontrada entre ambos se deba simplemente al azar y a las variaciones normales interanuales.
      Pero ¿podemos afirmar que la tasa de mortalidad en Cuenca en 2012 es superior a la media de los años anteriores, de 1991 a 2010? SI. Si podemos afirmarlo con toda la rotundidad que da una análisis estadístico serio y una p<0,001. Es decir, es falsa la afirmación de Pulido de que no se haya producido dicho aumento de mortalidad en nuestra provincia. Simplemente. Sobre las causas de dicho aumento podemos debatir pero no tendremos ya la rotundidad del análisis estadístico de unas simples tasas de mortalidad.
      Pero un análisis un poco más detallado nos puede dar algunas pistas sobre las que meditar. Un test de correlación de Spearman demuestra que existe una clara tendencia a la baja en las tasas de mortalidad tanto en Castilla-la Mancha (p:0,001) como en Cuenca (p<0,001) desde la creación del SESCAM y la asunción autonómica de las competencias sanitarias en 2001 hasta la victoria electoral de Cospedal en 2011. Y en ambos casos una T de Student nos permite afirmar (p<0,001) que la variación en dicha tasa en 2012 ha sido significativamente diferente a la tendencia anual de tal variación en dicho periodo. Podemos incluso afirmar que entre 2008 y 2012 existe en CLM una correlación estadísticamente significativa entre el tamaño de la plantilla del SESCAM y la tasa de mortalidad en la región (Rho de Spearman, p:0,037).
      Por tanto, SI podemos afirmar con toda la evidencia científica que mientras que desde la creación del SESCAM la tasa de mortalidad de la región y de la provincia han tenido un constante descenso, desde el 2011 esta tendencia se ha roto y, por vez primera, se ha registrado un aumento en la mortalidad. Atribuirlo a Cospedal o a Del Bosque ya escapa del análisis meramente estadístico. Que cada cual lo interprete como considere. Pero insisto, mentiras no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s