Selfies

selfieTodo lo contrario de lo que comentaba sobre los bocetos de olas, campos o cielos (me) ocurre con los retratos. Me siento incapaz de dejar jugar a la acuarela sobre el papel, de limitarme a “aconsejarle” o guiar sus cabriolas de color que nos enamoran a los acuarelistas. Sencillamente porque más allá de las em,ociones que puedas plasmar con esos efectos, con el encuadre o con los juegos con el color, el retrato (y la caricatura) tiene dos exigencias insoslayables: el parecido con el retratado que permita identificarlo inmediatamente por quien lo conozca y el gesto. Y ambos (parecido-identificación y gesto) dependen en algunos momentos de apenas unos milímetros a los que la acuarela difícilmente se deja encorsetar.

selfie making of

Acometer un retrato es siempre un reto. Mayor aun en los que sin padecer una prosopoagnosia si tenemos cierta dificultad con lo que los neurólogos denominan “activación de la memoria semántica en el nodo de identidad personal”. Por mucho que en los últimos años los programadores informáticos hayan avanzado enormemente en las técnicas de identificación facial que poco tienen que ver ya con los “retratos robot” policiales del siglo pasado, el proceso de reconocimiento facial sigue siendo un proceso complejísimo y en buena medida desconocido y la realización de un retrato o una caricatura sigue teniendo escasos pilares técnicos en los que sustentarse y sigo siendo un reto puramente artístico entregado a la innata habilidad personal del artista y a un continuo proceso de aprendizaje basado en el ensayo-error. Un ensayo-error que la acuarela no permite como el dibujo, el acrílico, el óleo o la pintura digital y que hace que una pequeña desviación del trazado o el borde de una mancha de color de apenas un milímetro te altere el parecido y la identificación de un rostro o el gesto que quieres poner en dicho rostro.

Por ello el retrato con acuarela es todo un reto que hace que, pese a su innegable belleza, no sea el medio preferido de la mayoría de retratistas y que la mayoría de acuarelistas cuando abordan un retrato lo hagan siempre sobre la base de un concienzudo dibujo que les marque claramente los límites hasta los que dejar jugar a la acuarela.

selfie DNI

Anuncios

Una respuesta a “Selfies

  1. Una reflexión muy distinta, y en algunos casos opuesta, a la mía, pero muy interesante: http://www.eduardozamarro.com/blog/?p=725

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s